lunes, 2 de febrero de 2015

ALUMNUS DIXIT: EXCURSIÓN A ROMA III

      
  El martes día 20 de enero, por la noche, cogimos el autobús para vivir la experiencia que tanto tiempo habíamos estado esperando ansiosamente. Cuando llegamos a Sevilla, embarcamos las maletas, nos montamos en el avión  y nos pusimos rumbo a Roma.

       Cuando llegamos a Roma fuimos a ver las catacumbas y la Basílica de San Pablo, luego fuimos al convento, dejamos las maletas, comimos y seguimos visitando monumentos, entre los que destaco La Fontana de Trevi, El Panteón o El Vaticano. A la vuelta, paramos en una pizzería a cenar y regresamos al convento.

       Al día siguiente, nos levantamos muy temprano para ir a visitar las ruinas de Pompeya, y luego fuimos a Nápoles, donde la lluvia no nos dejó visitar con tranquilidad todo lo planeado. Decidimos volver a Roma, y allí los profesores nos llevaron a patinar a la pista de hielo y posteriormente nos volvimos al convento.


       Durante los demás días fuimos a ver muchos monumentos, como El Coliseo, El Foro Romano, la columna y los mercados de Trajano, El Éxtasis de Sta. Teresa o La Basílica de San Pedro, la cual me gustó mucho.
       El domingo fuimos al Vaticano, donde pudimos ver al Papa Francisco, quien nos dirigió unas palabras y nos agradeció nuestra presencia desde la ventana. Por la tarde fuimos a ver El Trastevere y por la noche, los profesores nos llevaron a cenar todos juntos y luego volvimos al hostal.

       Y llegó el lunes, el día de volver a casa, pero antes de eso, fuimos a visitar los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina, que no me sorprendió mucho. Cogimos el autobús hasta el aeropuerto, donde comimos y tomamos el avión hasta Sevilla. Allí recogimos nuestras maletas y volvimos a Villafranca.

       
      De esta experiencia me llevo muchas cosas, además de visitar muchos monumentos impresionantes, me llevo la oportunidad de haber conocido a gente nueva, con las que no me ha dado tiempo a conocerles mucho pero me han parecido personas increíbles. También he tenido la oportunidad de pasar muy buenos momentos con mis compañeros y profesores. Ha sido un viaje inolvidable, del que me voy a acordar toda mi vida y el cual repetiría muchísimas más veces con la misma gente.

   María Llamazares Caro y Fátima González Gallarín, alumnas de 4º de la ESO A. 

   Tras esperar mucho tiempo, y mantener un esfuerzo constante, gracias a la asignatura de religión pude viajar a un nuevo país: Italia. 

   El viaje comenzaría el 21 de enero y finalizó el 26 después de haber pasado muchísimas experiencias. Pese al cansancio que conllevó éste, recorrimos diversos lugares, tales como monumentos de tamaños inmensos que jamás creí que podría admirar, hasta conocer su famosa gastronomía y disfrutar de momentos bellos en dicho lugar.

Pompeya
     Aunque la mayoría de cosas sucedieron en Roma, tuve el placer de visitar Pompeya; Esa ciudad que sufrió la gran catástrofe producida por el volcán Vesubio, así acabando hoy día con una historia de la cual se puede y podrá hablar durante muchos años.
    También visité Nápoles, aunque no fue por mucho tiempo, ni vi todas las cosas que hubiera querido ver, a causa de un muy mal tiempo. Aún así pudimos disfrutar de un preciado tiempo libre en una de sus galerías.  

  A lo largo del viaje, se podría decir que viví en carne propia la pobreza sumamente cercana a una de las mayores riquezas mundiales. Contemplé lágrimas por tan solo unas míseras monedas, y todo ello junto a un imperio religioso en el cual el oro no era motivo de escasez. 

   Aunque tuve un muy bonito momento al poner un candado por mi amor en un puente que cruzaba el río Tíber. Ha sido interesante el hecho de compartir esto con nuevas personas, amigos,.. etc. Aún así en un futuro me gustaría ir con mi pareja para disfrutar de ello con más libertad y junto a lo que más quiero. 

     Por lo demás ha sido un viaje inolvidable que con mucho gusto volvería a repetir; Pese a que, como mi tierra no hay ninguna, y nada quitaría la gran añoranza a mis seres queridos, y por supuesto, a la comida de mi madre. 

Judit Sierra Almeida, alumna de 4º de la ESO A. 

Francisco de Quevedo


A Roma sepultada en sus ruinas


Buscas en Roma a Roma ¡oh peregrino! 
y en Roma misma a Roma no la hallas: 
cadáver son las que ostentó murallas 
y tumba de sí proprio el Aventino. 

Yace donde reinaba el Palatino 

y limadas del tiempo, las medallas 
más se muestran destrozo a las batallas 
de las edades que Blasón Latino. 

Sólo el Tibre quedó, cuya corriente, 
si ciudad la regó, ya sepultura 
la llora con funesto son doliente. 

¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura, 
huyó lo que era firme y solamente 
lo fugitivo permanece y dura!


Recuerdos de un tiempo no muy lejano. ¿Os acordáis? Tempus fugit, tempus fugit...







No hay comentarios:

Publicar un comentario