domingo, 31 de marzo de 2013

CURIOSIDADES: UN CUENTO DE ENRIQUE JARDIEL PONCELA SIN UTILIZAR LA LETRA “E”



                           Un marido sin vocación

  Un otoño -muchos años atrás-, cuando más olían las rosas y mayor sombra daban las acacias, un microbio muy conocido atacó, rudo y voraz, a Ramón Camomila: la furia matrimonial.
-¡Hay un matrimonio próximo, pollos! -advirtió como saludo a su amigo Manolo Romagoso cuando subían juntos al Casino y toparon con los camaradas más íntimos.
-¿Un matrimonio?
-Un matrimonio, sí -corroboró Ramón.
-¿Tuyo?
-Mío.
-¿Con una muchacha?
-¡Claro! ¿Iba a anunciar mi boda con un cazador furtivo?
-¿Y cuándo ocurrirá la cosa?
-Lo ignoro.
-¿Cómo?
-No conozco aún a la novia. Ahora voy a buscarla...
Y Ramón Camomila salió como una bala a buscar novia por la ciudad.
A las dos horas conoció a Silvia, una chica algo rubia, algo baja, algo gorda, algo sosa, algo rica y algo idiota; hija única y suscriptora contumaz a La moda y la Casa (publicación para muchachas sin novio).
Y al año, todos los amigos fuimos a la boda. ¡La boda! ¡Bah!... Una boda como todas las bodas: galas blancas, azahar por todos lados, alfombras, música sacra, bimbas, sonrisas, codazos, almohadón para hincar las rodillas los novios y para hincar las rodillas los padrinos; lunch, sandwichs duros como un fiscal...
Al onzavo sandwich hubo una fuga súbita por la sacristía y un auto pasó raudo, y unos gritos brotaron:
-¡Adiós! ¡Adiós! ¡Vivan los novios! ¡Vivaaan!
Y los amigos cogimos otro sandwich -dozavo- y otra copita. Y allí acabó la cosa.

Mas, para Ramón Camomila, la cosa no había acabado allí...
Al contrario: allí daba principio.
Y al subir con su novia al auto fugitivo, vio claro, vio clarísimo: ni amaba a Silvia, ni notaba inclinación ninguna al matrimonio, ni sintió su alma con la vocación más mínima por construir un hogar dichoso.
-¡Soy un idiota! -murmuró Ramón-. No valgo para marido, y lo noto cuando ya soy ciudadano casado...
Y corroboró rabioso:

-¡Soy un idiota!
Silvia, arrinconada junto a Ramón, bajaba los ojos con rubor, y al bajar los ojos subía dos mil grados la rabia masculina.
-¡Dios mío! -gruñía Ramón mirándola-. ¡Casado! ¡Casado con una niña insulsa como unas natillas!... No hay ya salvación para mí..., ¡no la hay!
Incapaz para dominar su irritación, dirigió unas palabras durísimas a Silvia.
-¡Prohibido fingir rubor y mirar a la alfombra! -gritó. (Silvia miró al parabrisas con infantil docilidad).
Y Ramón añadió para su sayo, alumbrado por una brusca solución:
-Voy a lograr su odio. Voy a obligarla a suplicar un divorcio rápido. Poco valgo si no logro inspirarla asco con cuatro o cinco burradas a cual más disparatada...
Y tal solución tranquilizó mucho a su alma.

Por lo pronto, al subir a la fotografía (visita clásica tras una boda), Ramón hizo la burrada inicial. Un fotógrafo modoso y finísimo abordó a Ramón y a Silvia.
-Grupo nupcial, ¿no? -indagó.
-Sí -dijo Ramón. Y añadió-: Con una variación.
-¿Cuál?
-La sustitución más original vista hasta ahora... Novio por fotógrafo. Hoy hago yo la foto... ¡Viva la originalidad!
Y Ramón aproximó la máquina y advirtió al asombrado fotógrafo:
-¡Vamos! Coja por la mano a la novia y sonría con ilusión. La cara más alta... ¡Cuidado! ¡Así!... ¡Ya!
Ramón tiró la placa, y a continuación obligó al pago al fotógrafo; guardó los duros y salió con Silvia orondo y dichoso.
-¡Al auto! -mandó. (Silvia ahora iba llorando)-. ¡La cosa marcha! -susurró Ramón.

Al otro día trasladaban sus organismos a Irún. (Lo clásico, asimismo, tras una boda.)
Ramón no quiso subir al vagón con Silvia.
-Yo viajo con los maquinistas -anunció-. Voy a la locomotora... ¡Hasta la vista!
Y subió a la locomotora, y ocupó su actividad ayudando a partir carbón. Al arribar a Irún había adquirido un magnífico color antracita.
***
Ya allí, compró sus harapos a un sordomudo andrajoso, vistió los harapos y marchó a la fonda a buscar a Silvia.
Y tocado con las ropas andrajosas anduvo por Irún, acompañando a Silvia y cogido a su brazo mórbido y distinguido. Nutrido público los miraba al pasar, asombrado.

Silvia sufría cada día más.
-¡La cosa marcha! ¡La cosa marcha! -murmuraba todavía Ramón-. Pronto rogará Silvia un divorcio total. Sigamos con las burradas. Sigamos con la droga antimatrimonial, multiplicando la dosis.
***
Ramón vistió a continuación sus fracs más maravillosos, y al pisar un salón, un dancing u otro lugar público acompañado por Silvia, imitaba a los criados, y con un paño al brazo acudía solícito a todas las llamadas.
Una mañana pintó sus párpados con barniz rojo.
***
Por fin lo trasladaron al manicomio.
Y Ramón asistió a su propia dicha: su contrato matrimonial yacía roto y vivía imposibilitado para otra boda con otra Silvia...
                                     
Ventanilla de cuentos corrientes, Madrid, 1930.


 Extraído de Biblioteca Ciudad Seva:www.ciudadseva.com/bibcuent.htm




sábado, 16 de marzo de 2013

SEMANA DE LA POESÍA 2013


poesia

   Alumnos de ESO y profesores del Departamento de Lengua Castellana y Literatura se han unido para celebrar esta semana de la poesía del 18 al 22 de marzo. Y para ello han grabado sus voces en 18 minutos de poesía variada en el que aparecen los mejores poemas de Pablo Neruda, Antonio Machado, Gustavo Adolfo Bécquer, José de Espronceda, Pedro Salinas, Gil de Biedma…

      Este audio, que podéis reproducir desde la web el centro (clic aquí), también se escuchará durante todos los recreos de esta "Semana de la Poesía" en el IES “Meléndez Valdés”.
                                  
         by MªJosé, Emérita, Valero y Rogelio.







viernes, 15 de marzo de 2013

VI TERTULIA LITERARIA: “LEYENDAS” DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER



  El pasado 6 de marzo nos reunimos por la tarde en la biblioteca de nuestro Instituto para comentar aspectos interesantes sobre Rimas y Leyendas del gran poeta, narrador y dibujante Gustavo Adolfo Bécquer.
  Sobre las 18.00 horas fuimos llegando al centro alumnos de varias edades, de cuarto de ESO y de primero y segundo de Bachillerato. La charla fue conducida por los profesores del centro, María José Donaire y Valero García, contando con la compañía de Consuelo Delgado, madre de la AMPA.
  Libro en mano nos fuimos sentando alrededor de la mesa rectangular del fondo. Desde el principio se respiró un gran ambiente, entretenido, curioso y divertido. Cada uno sentado al lado de su grupo de amigos fue poco a poco adentrándose en el mundo romántico del autor.
  Todos los presentes prestamos atención a María José, que comenzó abriendo la tertulia. Resumió la vida de este señor y nos sumergió dentro de su contexto histórico. Valero le fue apoyando y añadiendo información adicional.
  Nos contaron la infancia del sevillano, como empezó en el mundo literario, qué circulo de amistades tenía, qué trabajos desempeñó y qué hizo hasta su pronta muerte.

  Tras esto se inició una ronda de preguntas sobre cada una de las leyendas que teníamos preparadas para analizarlas en esta tertulia.
El procedimiento fue más o menos el mismo durante la primera media hora, Valero o María José nos decían el título de una de una de sus leyendas y a continuación alguien se ofrecía voluntario para contar un breve resumen. Una vez hecho esto, los profesores nos preguntaban sobre aspectos más individuales de cada leyenda y cada alumno comentaba qué le había parecido y qué le transmitía lo dicho. Hacíamos una puesta en común de lo que pensábamos sobre el tema y el argumento principal de cada escrito y debatíamos un poco. Las leyendas analizadas fueron El Miserere, 1862;   Maese Pérez, el organista 1861; Los ojos verdes, 1861; El monte de las ánimas, 1861; El rayo de luna, 1862 y El beso, 1863.
 
  Una vez que ya se había hecho el estudio y los comentarios acerca de cada una de estas historias, se abrió un nuevo espacio de tiempo próximo al cuarto de hora de exposición de leyendas locales para comentar los puntos en común que tenían con las de Gustavo, se trataron algunas muy llamativas.
  El resto de la hora se utilizó para expresar cada uno, al grupo, que nos había parecido el rato que acabábamos de pasar en reunión, después los profesores preguntaron uno a uno cual era la leyenda que más nos había gustado, en general la triunfadora fue Maese Pérez, el organista, ya que para la mayoría era una narración un poco diferente del resto y con un tema que a todos nos pareció muy actual, la envidia reflejada en el organista que le faltó tiempo para ofrecerse como sustituto de Maese Pérez cuando se avisó de su mal estado de salud, ese ansia de protagonismo nos marcó bastante a todos y reconocimos que hay mucha gente así hoy en día.
  Para finalizar la charla, que fue muy productiva, algunos compañeros expusieron posibles libros para comentarlos en una futura reunión.
  Por último, María José y Valero nos expresaron su bienestar con lo bien que lo habían pasado y nos dijeron que muy pronto organizarían otra tertulia contando con nosotros.


  Antonio Álvarez Cárdenas, alumno de 2º Bachillerato C.
                               

     

                       

jueves, 7 de marzo de 2013

ANÁLISIS MORFOSINTÁCTICO: LOS VALORES DEL "SE" Y ACTIVIDADES SOBRE LOS MISMOS

                                  


EXPLICACIÓN Y FUNCIÓN SINTÁCTICA
            EJEMPLOS

1. SE pronombre personal (variante de le/les)

Ø       Empleamos el pronombre « se » cuando el pronombre « le » precede al pronombre « lo ». Equivalente a “le” (*Le lo di).
Ø       CI si el CD ya es un pronombre.


*        Le di a María el regalo. Se lo di.
*        Contó lo ocurrido a su hermana. Se lo contó.

2. SE pronombre reflexivo
Ø       La acción recae sobre el sujeto que la realiza. Podemos añadir la expresión a sí mismo/a (efecto “boomerang”) Verbos de higiene personal (asearse, maquillarse, peinarse…).
Ø       Función de CD o CI.

*        La chica se-CI- peina. * La chica se peina a sí misma.
*        Pedro se lava (CD); Pedro se lava la cabeza (CI).

3. SE pronombre recíproco
Ø       Dos o más individuos realizan y reciben una acción mutuamente. Podemos añadir la expresiones el uno al otro o mutuamente. Un “tuyo y mía” en el argot futbolístico.
Ø       Función de CD o CI.

*        Andrés y Patricia se miran. Andrés y Patricia se miran el uno al otro.
*        María y Juan se escriben (CD); María y Juan se escriben cartas (CI).


4. SE Índice pronominal (morfema verbal)
Ø       El verbo se conjuga con la ayuda de un pronombre personal átono; la partícula se forma, pues, parte del verbo.
Ø       Ejemplos: arrepentirse, reírse…Exige suplemento o complemento de régimen verbal.
Ø       Integrante del núcleo verbal. No tiene función.
*        Pablo se olvidó de mi recado (Núcleo verbal: se olvidó).
*        A veces se acuerda de sus padres.
    

5. SE Índice de oración impersonal
Ø       Las oraciones impersonales carecen de sujeto, pero sí pueden tener complementos del verbo (CD, CI…).
Ø       El verbo siempre está en singular.
Ø       La partícula se es un índice o marca de la impersonalidad.

*        Se convocó a muchos invitados a la fiesta.
*        Se vive bien en Villafranca. Cuando se está enfermo, se pasa mal.

6. SE Índice de oración de pasiva refleja
Ø       Las oraciones en pasiva refleja tienen un sujeto paciente y un verbo en voz activa (en singular o en plural).
Ø       La partícula “se” es un índice o marca de la naturaleza pasiva de la construcción.
Ø       Suele empezar con “se” y el sujeto comporta el rasgo de no humano.

*        Se venden dos casas en esta zona.
*        Se construyó un puente.
*        Se convocarán elecciones en marzo.

7. SE enfático
Ø       No desempeña función. Si se elimina, la oración no cambia sustancialmente.
*        Se pintó toda la casa en un santiamén. Pintó toda la casa…


    Aquí os propongo veinte oraciones que contienen la forma “se” con distintos valores. Las soluciones están al final y no desesperéis...

1.    Solo se preocupa de sí mismo.
2.    Este piso no quiero alquilárselo a nadie.
3.    ¡Qué bien se está en este país!
4.    Los precios se han encarecido últimamente.
5.    El mérito habrá que dárselo a los jugadores.
6.    Mi mujer se arregla varias veces al día.
7.    Mi hija no se pinta aún los labios.
8.    Nunca se alegra de los triunfos ajenos.
9.    Se convocarán elecciones la semana próxima.
10.           A la prensa se le dará la noticia a su debido tiempo.
11.           Este amigo mío se llama Pedro.
12.           Ayer se convenció a los árbitros para que desconvocaran la huelga.
13.           No se lo dije porque tuve miedo.
14.           Juan y su novia se escriben larguísimas cartas todas las semanas.
15.           Se entregarán los premios dentro de dos horas.
16.           Se intenta hacer en primer lugar lo más urgente.
17.           En la plaza de las Ventas siempre se ha aplaudido a los buenos toreros.
18.           ¿Cómo se va a colocar esa boina en el pelo?
19.           Se han difundido por los periodistas noticias alarmantes.
20.           La puerta se abrió sigilosamente.


                                    SOLUCIONES:


1.    Solo se preocupa de sí mismo. “Se” índice del verbo pronominal (morfema verbal) “preocuparse de”. No tiene función sintáctica.

2.    Este piso no quiero alquilárselo a nadie. “Se” es la variante del pronombre personal "le". Su función es la de CI e incluso aparece reduplicado en el sintagma preposicional “a nadie".

3.    ¡Qué bien se está en este país! “Se” es una marca de impersonalidad. No tiene función sintáctica.

4.    Los precios se han encarecido últimamente. “Se” índice del verbo pronominal (morfema verbal) “encarecerse”. No tiene función sintáctica.

5.    El mérito habrá que dárselo a los jugadores.“Se”  es la variante del pronombre personal "le". Su función es CI, aparece reduplicado en el grupo preposicional “a los jugadores”.


6.    Mi mujer se arregla varias veces al día. “Se” es un pronombre reflexivo. Su función es de CD.

7.    Mi hija no se pinta aún los labios. “Se” es un pronombre reflexivo. Su función es de CI.

8.    Nunca se alegra de los triunfos ajenos. “Se” es componente del verbo pronominal (morfema verbal) “alegrarse de”. No tiene función sintáctica.

9.    Se convocarán elecciones la semana próxima. “Se” marca de pasiva refleja. No tiene función sintáctica.

10.          A la prensa se le dará la noticia a su debido tiempo. “Se” marca de pasiva refleja. No tiene función sintáctica.

11.          Este amigo mío se llama Pedro. “Se” es componente del verbo pronominal (morfema verbal) "llamarse”. Es un verbo semicopulativo. “Pedro” sería un C. Pred.

12.          Ayer se convenció a los árbitros para que desconvocaran la huelga. “Se” es una marca de impersonalidad. No tiene función sintáctica.

13.          No se lo dije porque tuve miedo. “Se” es la variante del pronombre personal "le". Su función es de CI.

14.          Juan y su novia se escriben larguísimas cartas todas las semanas. “Se” es un pronombre recíproco. Su función es de CI.

15.          Se entregarán los premios dentro de dos horas. “Se” es una marca de pasiva refleja. No tiene función sintáctica.

16.          Se intenta hacer en primer lugar lo más urgente. “Se” es una marca de pasiva refleja. No tiene función sintáctica. El sujeto es “hacer en primer lugar lo más urgente”.

17.          En la plaza de las Ventas siempre se ha aplaudido a los buenos toreros. “Se” es una marca de impersonalidad. No tiene función sintáctica.

18.          ¿Cómo se va a colocar esa boina en el pelo? “Se” es un pronombre reflexivo. Su función es de CD.

19.          Se han difundido por los periodistas noticias alarmantes. “Se” es una marca de pasiva refleja. No tiene función sintáctica.

20.          La puerta se abrió sigilosamente. “Se” es un componente del verbo pronominal (morfema verbal) "abrirse”. No tiene función sintáctica.

Actividades extraídas de: lclcarmen1bac. Lengua y Literatura – 1º Bachillerato IES Miguel Catalán (Zaragoza)

LECTURAS VOLUNTARIAS PARA SEGUNDO DE BACHILLERATO

FICHA DE LECTURA VOLUNTARIA    En principio, vamos a aclarar algunas lecturas de tipo obligatorio. Con respecto al primer trimestre ...