sábado, 15 de febrero de 2020

CUENTO “LA CONJURACIÓN DE LAS PALABRAS” , BENITO PÉREZ GALDÓS



    Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920) fue un novelista, dramaturgo y cronista español. Se trata de uno de los principales representantes de la novela realista del siglo XIX y el más importante escritor de los últimos tiempos. 


Érase un gran edificio llamado Diccionario de la Lengua Castellana, de tamaño tan colosal y fuera de medida, que, al decir de los cronistas, ocupaba casi la cuarta parte de una mesa, de estas que, destinadas a varios usos, vemos en las casas de los hombres. Si hemos de creer a un viejo documento hallado en viejísimo pupitre, cuando ponían al tal edificio en el estante de su dueto, la tabla que lo sostenía amenazaba desplomarse, con detrimento de todo lo que había en ella. Formábanlo dos anchos murallones de cartón, forrados en piel de becerro jaspeado, y en la fachada, que era también de cuero, se veía, un ancho cartel con doradas letras, que decían al mundo y a la posteridad el nombre, y significación de aquel gran monumento.
 
Por dentro era mi laberinto tan maravilloso, que ni el mismo de Creta se le igualara. Dividíanlo hasta seiscientas paredes de papel con sus números llamados páginas. Cada espacio estaba subdividido en tres corredores o crujías muy grandes, y en estas crujías se hallaban innumerables celdas, ocupadas por los ochocientos o novecientos mil seres que en aquel vastísimo recinto tenían su habitación. Estos seres se llamaban palabras.
***
Una mañana sintiose gran ruido de voces, patadas, choque de armas, roce de vestidos, llamamientos y relinchos, como si un numeroso ejército se levantara y vistiese a toda prisa, apercibiéndose para una tremenda batalla. Y a la verdad, cosa de guerra debía de ser, porque a poco rato salieron todas o casi todas las palabras del Diccionario, con fuertes y relucientes armas, formando un escuadrón tan grande que no cupiera en la misma Biblioteca Nacional. Magnífico y sorprendente era el espectáculo que este ejército presentaba, según me dijo el testigo ocular que lo presenció todo desde un escondrijo inmediato, el cual testigo ocular era un viejísimo Flos sanctorum, forrado en pergamino, que en el propio estante se hallaba a la sazón.
Avanzó la comitiva hasta que estuvieron todas las palabras fuera del edificio. Trataré de describir el orden y aparato de aquel ejército, siguiendo fielmente la veraz, escrupulosa y auténtica narración de mi amigo el Flos sanctorum.
Delante marchaban unos heraldos llamados Artículos, vestidos con magníficas dalmáticas y cotas de finísimo acero: no llevaban armas, y si los escudos de sus señores los Sustantivos, que venían un poco más atrás. Éstos, en número casi infinito, eran tan vistosos y gallardos que daba gozo verlos. Unos llevaban resplandecientes armas del más puro metal, y cascos en cuya cimera ondeaban plumas y festones; otros vestían lorigas de cuero finísimo, recamadas de oro y plata; otros cubrían sus cuerpos con luengos trajes talares, a modo de senadores venecianos. Aquéllos montaban poderosos potros ricamente enjaezados, y otros iban a pie. Algunos parecían menos ricos y lujosos que los demás; y aun puede asegurarse que había bastantes pobremente vestidos, si bien éstos eran poco vistos, porque el brillo y elegancia de los otros, como que les ocultaba y obscurecía. Junto a los Sustantivos marchaban los Pronombres, que iban a pie y delante, llevando la brida de los caballos, o detrás, sosteniendo la cola del vestido de sus amos, ya guiándoles a guisa de lazarillos, ya dándoles el brazo para sostén de sus flacos cuerpos, porque, sea dicho de paso, también había Sustantivos muy valetudinarios y decrépitos, y algunos parecían próximos a morir. También se veían no pocos Pronombres representando a sus amos, que se quedaron en cama por enfermos o perezosos, y estos Pronombres formaban en la línea de los Sustantivos como si de tales hubieran categoría. No es necesario decir que los había de ambos sexos; y las damas cabalgaban con igual donaire que los hombres, y aun esgrimían las armas con tanto desenfado como ellos.

Detrás venían los Adjetivos, todos a pie; y eran como servidores o satélites de los Sustantivos, porque formaban al lado de ellos, atendiendo a sus órdenes para obedecerlas. Era cosa sabida que ningún caballero Sustantivo podía hacer cosa derecha sin el auxilio, de un buen escudero de la honrada familia de los Adjetivos; pero éstos, a pesar de la fuerza y significación que prestaban a sus amos, no valían solos ni un ardite, y se aniquilaban completamente en cuanto quedaban solos. Eran brillantes y caprichosos sus adornos y trajes, de colores vivos y formas muy determinadas; y era de notar que cuando se acercaban al amo, éste tomaba el color y la forma de aquéllos, quedando transformado al exterior, aunque en esencia el mismo.
Como a diez varas de distancia venían los Verbos, que eran unos señores de lo más extraño y maravilloso que puede concebir la fantasía.
No es posible decir su sexo, ni medir su estatura, ni pintar sus facciones, ni contar su edad, ni describirlos con precisión y exactitud. Basta saber que se movían mucho y a todos lados, y tan pronto iban hacia atrás como hacia delante, y se juntaban dos para andar emparejados. Lo cierto del caso, según me aseguré el Flos sanctorum, es que sin los tales personajes no se hacía cosa a derechas en aquella República, y, si bien los Sustantivos eran muy útiles, no podían hacer nada por sí, y eran como instrumentos ciegos cuando algún señor Verbo no los dirigía. Tras éstos venían los Adverbios, que tenían cataduras de pinches de cocina; como que su oficio era prepararles la comida a los Verbos y servirles en todo. Es fama que eran parientes de los Adjetivos, como lo acreditaban viejísimos pergaminos genealógicos, y aun había Adjetivos que desempeñaban en comisión la plaza de Adverbios, para lo cual bastaba ponerles una cola o falda que, decía: mente.
Las Preposiciones, eran enanas; y más, que personas parecían cosas, moviéndose iban junto a los Sustantivos para llevar recado a algún Verbo, o viceversa. Las Conjunciones andaban por todos lados metiendo bulla; y una de ellas especialmente, llamada que, era el mismo enemigo y a todos los tenía revueltos y alborotados, porque indisponía a un señor Sustantivo con un señor Verbo, y a veces trastornaba lo que éste decía, variando completamente el sentido. Detrás de todos marchaban las interjecciones, que no tenían cuerpo, sino tan sólo cabeza con gran boca siempre abierta. No se metían con nadie, y se manejaban solas; que, aunque pocas en número, es fama que sabían hacerse valer.
De estas palabras, algunas eran nobilísimas, y llevaban en sus escudos delicadas empresas, por donde se venía en conocimiento de su abolengo latino o árabe; otras, sin alcurnia antigua de que vanagloriarse, eran nuevecillas, plebeyas o de poco más o menos. Las nobles las trataban con desprecio. Algunas había también en calidad de emigradas de Francia, esperando el tiempo de adquirir nacionalidad. Otras, en cambio, indígenas hasta la pared de enfrente, se caían de puro viejas, y yacían arrinconadas, aunque las demás guardaran consideración a sus arrugas; y las había tan petulantes y presumidas, que despreciaban a las demás mirándolas enfáticamente.
Llegaron a la plaza del Estante y la ocuparon de punta a punta. El verbo Ser hizo una especie de cadalso o tribuna con dos admiraciones y algunas comas que por allí rodaban, y subió a él con intención de despotricarse; pero le quitó la palabra un Sustantivo muy travieso y hablador, llamado Hombre, el cual, subiendo a los hombros de sus edecanes, los simpáticos Adjetivos Racional y Libre, saludó a la multitud, quitándose la H, que a guisa de sombrero le cubría, y empezó a hablar en estos o parecidos términos:

«Señores: La osadía de los escritores españoles ha irritado nuestros ánimos, y es preciso darles justo y pronto castigo. Ya no les basta introducir en sus libros contrabando francés, con gran detrimento de la riqueza nacional, sino que cuando por casualidad se nos emplea, trastornan nuestro sentido y nos hacen decir lo contrario de nuestra intención. (Bien, bien.) De nada sirve nuestro noble origen latino, para que esos tales respeten nuestro significado. Se nos desfigura de un modo que da grima y dolor. Así, permitidme que me conmueva, porque las lágrimas brotan de mis ojos y no puedo reprimir la emoción». (Nutridos aplausos.)
El orador se enjugó las lágrimas con la punta de la e, que de faldón le servía, y ya se preparaba a continuar, cuando le distrajo el rumor de una disputa que no lejos se había entablado.
Era que el Sustantivo Sentido estaba dando de mojicones al Adjetivo Común, y le decía:
«Perro, follón y sucio vocablo; por ti me traen asendereado, y me ponen como salvaguardia de toda clase de destinos. Desde que cualquier escritor no entiende palotada de una ciencia, se escuda con el Sentido Común, y ya le parece que es el más sabio de la tierra. Vete, negro y pestífero Adjetivo, lejos de mí, o te juro que no saldrás, con vida de mis manos.
Y al decir esto, el Sentido enarboló la t, y dándole un garrotazo con ella a su escudero, le dejó tan malparado, que tuvieron que ponerle un vendaje en la o, y bizmarle las costillas de la m, porque se iba desangrando por allí a toda prisa.



«Haya paz, señores -dijo un Sustantivo Femenino llamado Filosofía, que con dueñescas tocas blancas apareció entre el tumulto. Mas en cuanto le vio otra palabra llamada Música, se echó sobre ella y empezó a mesarla los cabellos y a darla coces, cantando así:
-Miren la bellaca, la sandía, la loca; ¿pues no quiere llevarme encadenada -con una Preposición, diciendo que yo tengo Filosofía? Yo no tengo sino Música, hermana. Déjeme en paz y púdrase de vieja en compañía de la Alemana, que es obra vieja loca.
-Quita allá, bullanguera -dijo la Filosofía arrancándole a la Música el penacho o acento que muy erguido sobre la u llevaba: -quita allá, que para nada vales, ni sirves más que de pasatiempo pueril.
-Poco a poco, señoras mías -gritó un Sustantivo, alto, delgado, flaco y medio tísico, llamado el Sentimiento. A ver, señora Filosofía, si no me dice usted esas cosas a mi hermana o tendremos que vernos las caras. Estese usted quieta y deje a Perico en su casa, porque todos tenemos trapitos que la lavar, y si yo saco los suyos, ni con colada habrán de quedar limpios.
-Miren el mocoso -dijo la Razón que andaba por allí en paños menores y un poquillo desmelenada, -¿qué sería de estos badulaques sin mí? No reñir, y cada uno a su puesto, que si me incomodo...
-No ha de ser -dijo el Sustantivo Mal, que en todo había de meterse.
-¿Quién le ha dado a usted vela en este entierro, tío Mal? Váyase al Infierno, que ya está de más en el mundo.
-No, señoras, perdonen usías, que no estoy sino muy retebién. Un poco decaidillo andaba; pero después que tomó este lacayo, que ahora me sirve, me voy remediando.- Y mostró un lacayo que era el Adjetivo Necesario.
-Quítenmela, que la mato -chillaba la Religión, que había venido a las manos con la Política;- quítenmela que me ha usurpado el nombre para disimular en el mundo sus socaliñas y gatuperios.
-Basta de indirectas. ¡Orden! -dijo el Sustantivo Gobierno, que se presentó para poner paz en el asunto.
Déjalas que se arañen, hermano -observó la Justicia-; déjelas que se arañen que ya sabe vuecencia que rabian de verse juntas. Procuremos nosotros no andar también a la greña, y adelante con los faroles.
¡Mientras esto ocurría, se presentó un gallardo Sustantivo, vestido con relucientes armas, y trayendo un escudo con peregrinas figuras y lema de plata y oro. Llamábase el Honor y venía a quejarse de los innumerables desatinos que hacían los humanos en su nombre, dándole las más raras aplicaciones, y haciéndole significar lo que más les venía a cuento. Pero el Sustantivo Moral, que estaba en un rincón atándose un hilo en l que se le había roto en la anterior refriega, se presentó, atrayendo la atención general. Quejose de que se le subían a las barbas ciertos Adjetivos advenedizos, y concluyó diciendo que no le gustaban ciertas compañías y que más le valiera andar solo, de lo cual se rieron otros muchos Sustantivos fachendosos que no llevaban nunca menos de seis Adjetivos de servidumbre.
Entretanto, la Inquisición, una viejecilla que no se podía tener, estaba pesando fuego a una hoguera que había hecho con interrogantes gastados, palos de T y paréntesis rotos, en la cual hoguera dicen que quería quemar a la Libertad, que andaba dando zancajos por allí con muchísima gracia y desenvoltura. Por otro lado estaba el Verbo Matar dando grandes voces, y cerrando el puño con rabia, decía de vez en cuando:
«¡Si me conjugo...!
Oyendo lo cual el Sustantivo Paz, acudió corriendo tan a prisa, que tropezó en la ¿con que venía calzada, y cayó cuan larga era, dando un gran batacazo.
Allá voy -gritó el Sustantivo Arte, que ya se había metido a zapatero.- Allá voy a componer este zapato, que es cosa de mi incumbencia.
Y con unas comas le clavó la z a la Paz, que tomó vuelo, y se fue a hacer cabriolas ante el Sustantivo Cañón, de quien dicen estaba perdidamente enamorada.
No pudiendo ni el Verbo Ser, ni el Sustantivo Hombre, ni el Adjetivo Racional, poner en orden a aquella gente, y comprendiendo que de aquella manera iban a ser vencidos en la desigual batalla que con los escritores españoles tendrían que emprender, resolvieron volverse a su casa. Dieron orden de que cada cual entrara en su celda, y así se cumplió; costando gran trabajo encerrar a algunas camorristas que se empeñaban en alborotar y hacer el coco.
Resultaron de este tumulto bastantes heridos, que aún están en el hospital de sangre o sea Fe de erratas del Diccionario. Han determinado congregarse de nuevo para examinar los medios de imponerse a la gente de letras. Se están redactando las pragmáticas que establecerán el orden en las discusiones. No tuvo resultado el pronunciamiento, por gastar el tiempo los conjurados en estériles debates y luchas de amor propio, en vez de congregarse para combatir al enemigo común: así es que concluyó aquello como el Rosario de la Aurora.
El Flos sanctorum me asegura que la Gramática había mandado al Diccionario una embajada de géneros, números y casos, para ver si por las buenas y sin derramamiento de sangre se arreglaba los trastornados asuntos de la Lengua Castellana.
                                                                                                                          Madrid, Abril de 1868.


“La Conjuración de las palabras” para Benito Pérez Galdós supone una narración metafórica sobre los trastornados asuntos de la lengua castellana. Describe en este texto las palabras como una sociedad feudal en que cada uno tiene sus obligaciones y su clase. A fin de cuentas, Galdós muestra que, a veces, las palabras no se llevan bien, no tienen buena relación evocando una alegoría en la dificultad que tiene un escritor en cierto modo eligiendo las buenas palabras.
  
   Al principio, Galdós establece el diccionario como un tipo de fortaleza donde residen todas las palabras. En esta habitación, las palabras se ordenan en clase y en deber dependiendo de su origen etimológico y su posición. Explica que las palabras que vienen de abolengo (latín o árabe) son nobilísimas y tratan a las otras con desprecio, éstas son por tanto “sin alcurnia antigua, en calidad de emigradas, e indígenas”. Cuando las palabras salen de la fortaleza, cada una tiene un deber según su carácter gramático. Los verbos, o los señores, son los más importantes, sin ellos no se hace cosa a derechas en aquella República. Sólo las conjunciones, especialmente que son inmunes a su poder. Después los sustantivos, o los caballeros dependen de los verbos para dar sentido. Pero los sustantivos son muy poderosos también porque tienen muchos servidores. Los artículos sirven como escudos, los adjetivos cumplen órdenes, y los pronombres se ponen a sustituir. 
   
   Finalmente, Galdós humaniza las palabras atribuyéndoles características y comportamientos humanos. Por ejemplo, las letras que forman una palabra representan la ropa, los fragmentos de frase se alzan y se combaten y argumentan. 

   Esta obra de Galdós podría ser –sin duda- un estudio de la sociedad humana a través de las palabras. 


                                           

martes, 11 de febrero de 2020

LISTADO DE REDACCIONES PARA TODOS LOS CURSOS

Biografía de un familiar conocido: presenta brevemente a la persona cuya vida vas a contar y explica qué razón te ha movido a hacerlo. Sigue un orden cronológico en la narración de los acontecimientos más importantes de su vida. Estas expresiones pueden serte útiles: durante su infancia, años más tarde, en aquel momento de su vida, en los últimos años…

¡Qué aproveche! ¿Cuál es tu plato favorito? ¿Sabrías cocinarlo? Enseña a tus compañeros esa receta que les hará chuparse los dedos. Recuerda que debes explicársela paso a paso para que logren prepararla con éxito. Utiliza adecuadamente los mecanismos que anteriormente has leído (en primer lugar, mientras tanto, después, luego, una vez, igualmente, para terminar, entonces, por último), párrafos y signos de puntuación. 

Una de mitología griega: busca información y selecciona los datos más importantes de los mitos de Pegaso, Sísifo, Aracné y Dédalo. No olvides seleccionar los datos más relevantes para componer tu redacción. 

Los mitos y las leyendas están llenas de historias de amor. En grupos de dos o tres personajes, documentaos sobre alguna y contádsela a vuestros compañeros. Aquí tenéis algunas sugerencias: Orfeo y Eurídice, Eros y Psique, Apolo y Dafne, Perseo y Andrómeda, Hércules y Deyanira, Narciso y Eco, Selene y Endimión, Ulises y Penelope, Tristán e Iseo, ...

Lee un mito asignado por el profesor, resúmelo en veinte líneas aproximadamente. Inclúyelo en un folio de colores e imágenes del mito propuesto. A mano y por parejas. “Mitología griega y romana”.

Bienvenido a la República Independiente de tu habitación: redacta las normas de comportamiento que exigirías a toda persona de tu familia, amigos para entrar y permanecer allí. Seguro que más de una vez has deseado tener en tu casa un espacio para ti.  

Buscad información sobre: Hip-hop, House, Country, Rock. Orígenes, cantantes, letras. En forma de exposición. 

Conviertete en guionista de cine e inventa los argumentos de las siguientes películas: el estudiante inglés, historia de cibercafé, piratas de todo ritmo. 

Frases hechas: inventa una historia (estallar la cabeza, estar en la luna, fundirse en un abrazo, poner los ojos como platos). 

Si yo fuese… millonario, negrito, hombre solitario en una isla, tu padre o tu madre, presidente del gobierno o rey de España. 

Invéntate una historia de terror a partir de la siguiente secuencia: “El asesino se acercó a la puerta e introdujo la llave en la cerradura”.

Escribe un correo electrónico…Respeta la estructura del correo electrónico: saludo, introducción, redacción de las ideas que quieres exponer, conclusión y despedida. Organiza el texto en párrafos bien delimitados. Emplea un lenguaje claro y conciso. Utiliza un único tipo de letra, tamaño y color; emplea correctamente las mayúsculas y las minúsculas; respeta las normas ortográficas…

Escribe un texto argumentativo sobre los siguientes temas: la adicción a los móviles o a Internet.  Sigue estas indicaciones: presentación del tema, opinión personal sobre el tema; exposición de los argumentos a favor y en contra; resumen y conclusión. Da razones que sean lógicas y validas. Aporta ejemplos o experiencias de la vida. Sírvete de estadísticas, documentos que conozcas y apoyen tu opinión. 

Escribe un texto argumentativo denunciando el abandono de los animales. Sigue estos consejos: Pon un titulo. Debe ser impactante, de modo que llame la atención del receptor y le invite a reflexionar. Comienza con la exposición de los hechos y la tesis que vas a defender. Debe quedar clara tu postura en contra del abadono de animales. Presenta los motivos o argumentos que apoyen tu tesis. Termina el texto con una conclusión que recojan las principales razones que has alegado. 

Escribe una carta al director, siguiendo estos pasos. Elige un tema de actualidad. Sigue la estructura propia de este tipo de texto: tesis defendida, razones que apoyen tu tesis y conclusión. Entra en un periódico online y completa el formulario establecido como si fueras a enviar tu carta. 

Escribe un texto que contenga estas palabras: centro, instituto, alumno, estudiante, estudiar, aprender, educarse, formarse, cursar.

Siempre es bueno decir la verdad. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación? Si es así, ¿por qué crees que en algunas ocasiones nos resulta tan difícil ser sinceros? Escribe un breve texto argumentativo que se ajuste a esta estructura:  Introducción: plantea la tesis que vas a defender y que responde a la pregunta: ¿es conveniente decir siempre la verdad? Desarrollo: escribe argumentos a favor y en en contra de la tesis planteada. Puedes aportar ejemplos basados en tu propia experiencia. Conclusión. Redacta algunas reflexiones que recojan las ideas expuestas anteriormente. 

Imagina que has tenido un accidente en avioneta y que has logrado sobrevivir durante una semana en mitad de la selva. Escribe tu experiencia siguiendo estos pasos: Respeta esta estructura: planteamiento, nudo y desenlace. Utiliza la primera persona.  Emplea verbos de acción, adverbios y expresiones que informen sobre la acción y sus circunstancias. Usa preferentemente formas verbales de pasad (pretérito perfecto simple, imperfecto…).

Imagina que eres amigo o amiga del protagonista de la lectura y que finalmente logra marcharse a China. Escribe una carta para seguir en contacto con él. Puedes seguir estos pasos: Comienza con un saludo. Puedes utilizar expresión como Hola, ¿Qué tal…?¿Cómo va…? Utiliza en el desarrollo de la carta un tono coloquial pero correcto, respetando la ortografía, la presentación. Evita el empleo del lenguaje propio de los sms y escribe las palabras completas.  Para acabar tu carta, escribe una despedida. 

El protagonista de la novela a la pertenece este fragmento es un perro loboRedacta una descripción sobre este animal en la que incluyas los siguiente datos. Hábitat, características, alimentación.

Escribe un texto sobre el tema que desees en el que utilices los conectores que aparecen en el recuadro. Recuerda que debes procurar que el texto esté debidamente cohesionado, empleando los distintos mecanismos que has aprendido: en primer lugar, entonces, sin embargo, por lo tanto, ahora bien, además, en cambio, de ahí que, en conclusión. 

 ¡Viajar, viajar, viajar! Viajar es el sueño de muchos. Todos hemos estado en lugares a los que no nos importaría volver porque nos han cautivado sus gente, su gastronomía, sus monumentos…Redacta una pequeña guía de viajes en la que describas ese lugar que tanto te ha gustado y les recomiendes a tus amigos visitarlo, informándoles de qué actividades podrán realizar allí, de las visitas a lugares de interés, etc…

Va de deportes: seguro que practicas algún deporte o eres un gran aficionado a alguno. Infórmate sobre él (origen, reglas deportistas más destacados, países donde se juega, principales competiciones, etc) y escribe una exposición. 

Do, re, mi… A todo son gusta la música: despierta en nosotros nuevas sensaciones, nos hace soñar, nos trae recuerdos…En fin, probablemente serás aficionado a algún tipo de música, clásica o moderna (hip-hop, house, country, rock, etc…) Busca información sobre ella (origen, cantantes más destacados, letras, etc) y escribe una exposición para que todos tus compañeros compartan contigo esta afición. 

Escribe tres argumentos con los que apoyarías en un debate en clase las siguientes tesis: 
- El planeta está sufriendo una rápida degradación por la acción del hombre. 
- Los toros no son una fiesta brutal. Es una tradición de nuestro país.
- La moda es una forma más de consumismo entre los jóvenes. 
- Somos lo que comemos. 

Señor director…Más de una vez te habrás sentido agobiado durante la semana de exámenes: sueño, estudio, deberes de las otras asignaturas…En fin, que no te sobra tiempo para nada. Escribe una carta al director de un periódico quejándote porque no se suspender las clases durante unos días para acudir al centro exclusivamente a realizar los exámenes. 

Reclamando se llega a Roma: Siguiendo con el ejercicio anterior, escribe una reclamación en toda regla al director de tu instituto, quejándote de que por tanto agobio en la semana de exámenes, con días en los que, incluso, habéis realizado tres exámenes seguidos, las calificaciones e tu clase han bajado significativamente. Recuerda que la reclamación necesita de un tono adecuado  que debes seguir rigurosamente su estructura.

Busque, compare y si encuentra algo, ¡cómprelo! Ponte manos a la obra y diseña un cartel publicitario, en el puedes anunciar o bien un producto conocido y otro que tu inventes. Pon tu imaginación a funcionar: el eslogan, el diseño trágico, los colores, los tipos de letra…En fin, trabaja todos esos elementos, pues de ellos depende el éxito de tu minicampaña publicitaria. 

Para jugar con el significado connotativo de las palabras, haced en clase una cadena de asociaciones: un alumno dirá una palabra en voz alta, y el siguiente contestará con un concepto sugerido por al anterior, y así sucesivamente. Comprobaras que la relación que se establece entre los conceptos es muchas veces puramente personal. Por ejemplo: verano, barco, tragedia, llanto, nacimiento…

Componed poemas en grupo: cada alumno comienza el primer verso del poema y pasa el papel al siguiente que escribirá un nuevo verso empezando por la parte final del anterior. Las hojas pasaron por todos los alumnos. Los resultados, teniendo en cuenta que cada verso lo escribirá un alumno, podrían: “Si yo fuera viento soplaría muy fuerte/ SI soplase muy fuerte, arrastraría la luna/SI arrastrase la luna, la noche la echaría de menos/ Si la noche la echara de menos, las estrellas la llamarían…O cuando llegue el sabado viajaré a la sierra /Cuando viaje a la sierra, esculpiré tu cara en la nieve/Cuando escultara tu cara en la nieve, el viento soplará de envidia…

 Protesta formal. El texto argumentativo. Vas a realizar una protesta formal imaginándote una situación inverosímil: tus profesores habituales se han declarado en huelga y los famosos de la televisión, como ya no viven de exclusivas, aceptan daros clase en tu instituto.  De este modo, tu profesora de Biología es Ana Obregón, tu profesor de Matemáticas es Julián Muñoz y tu profesora de Educación Física es Marujita Díaz. A continuación, redacta una protesta formal al Inspector de Educación argumentando en un tono totalmente formal y en un registro serio, las deficiencias educativas que las clases de estos profesores poseen y exponiendo la necesidad que sean sustituidos inmediatamente. 
      Te puedes servir de un modelo clásico de instancia donde aparezcan los siguientes elementos: 
Nombre y apellidos, DNI, domicilio, código postal, provincia…
EXPONE: …
SOLICITA: …
Fecha y firma. 
Persona al que se remite y dirección.
   Incluye en esta protesta una portada y ponle nombre, apellidos y curso.  

Sentimientos e impresiones de una persona el día antes de su jubilación. 

Preocupación y nerviosismo de una persona antes de someterse a una entrevista de trabajo.

A partir de una fotografía de un amigo o de una persona famosa, redacta una descripción. 

Reflexiona sobre la situación económica del momento. 
Las nuevas tecnologías y las relaciones humanas: argumentos a favor y en contra.  ¿Se puede vivir sin Internet hoy? Amores a través de internet. ¿Benefician o perjudican las redes sociales (tuenti, etc.) a los jóvenes?
Los microrrelatos. LA ÚLTIMA CENA: El conde me ha invitado a su castillo. Naturalmente yo llevaré la bebida. Ángel García Galiano.

¿Estás a favor o en contra de la piratería? Argumenta tus opiniones. 

¿Crees justo el pago supermillonario de ciertos fichajes en el mundo del fútbol? 

Ventajas e inconvenientes de ver la televisión o la telebasura en los medios de comunicación. Monólogo: si no existiera la televisión. 

Leyes de tráfico: ¿negocio o prevención?

Nacionalismos ¿consideras acertado o no el tema del nacionalismo o la soberbia de ciertas personas? Buscar información.

¿Crees que es más importante las ciencias o las letras

El sexismo en el lenguaje. ¿Es sexista el lenguaje?  El tema de la igualdad: machismo. 
Juventud: ¿vaga, ni-ni? ¿Qué crees? Relación juventud-cambios en la sociedad…

Leyendas urbanas: autoestopista fantasma; el hombre nunca llegó a la luna; Elvis e Hitler están vivo; fantasmas que aparecen en los espejos; página web mata a los que la visitan; tráfico ilegal de órganos; peligrosidad de lamer los sobres o los sellos; matar a otro cuando se le apagan las luches del coche; la comida de ciertos restaurantes chinos…

Drogas: legalización. Tipos de drogas.

Ecología: ¿crees el fin de la Tierra?

Internet y las relaciones sociales de los jóvenes.

Eutanasia: ¿derecho del hombre para morir con dignidad?

Toros: ¿tradición o asesinato?

Escribe la letra de una canción conocida que narre una historia: después señala el planteamiento, nudo y desenlace.

Navidad: ¿qué te sugiere este término? ¿Por qué deseamos a nuestros familiares y amigos una Feliz Navidad? ¿Crees que se ha perdido el verdadero sentido de lo que es la Navidad? ¿Es necesario gastar tanto?

Conocer al personaje histórico: ¿por qué lo has elegido? ¿qué preguntas les hubieras formulado?

Poemas de amor: para el día de San Valentín.

Cuentos tradicionales: parejas. Uno cuenta, y otro, gesticula. 

Relaciones cibernéticas (RSS): ¿nos hacen libres o esclavos?

¿Función de la Educación en Extremadura?

Derecho a decidir en Cataluña. 

¿Es interesante conocer y participar en política?

Inmigrantes: ¿mismos derechos?

Zoos: ¿es cultura o tortura?

La caza. 

El feminismo: "portavoza". 8 de marzo. 

¿Hacia dónde vamos con el capitalismo?

La legalización de drogas

La cadena perpetua

El aborto

La legalización de la prostitución.

La Ley Mordaza. 

La religión: ¿dentro de la escuela?

La memoria histórica: ¿estamos a favor o en contra?

¿Para qué sirve la educación?

El planeta está sufriendo una rápida degradación por la acción del hombre. 

Las relaciones humanas: ¿se puede vivir sin Internet en la actualidad? ¿Benefician o perjudican las redes sociales a los jóvenes? ¿Se pierde lo verdaderamente humano al estar tantas horas delante de un ordenador? Argumentos a favor o en contra. 

¿Deberíamos ilegalizar los partidos políticos que ponen en peligro el sistema democrático? (ultraderecha, ultraizquierda, nacionalismos radicales).

El llamado "pin parental" (a favor o en contra).


lunes, 10 de febrero de 2020

TEXTO EXPOSITIVO Y MAGISTER DIXIT: LA INSTANCIA


     Tanto la instancia como los contratos son textos formales que responden a una estructura expositiva y se caracterizan por el uso de un registro formal del lenguaje y una estructura bastante fija.
  
   Se pueden realizar varias instancias referidas a temas relacionados con nuestra vida diaria. Algunos de ellos son, por ejemplo, la referida a la poca iluminación de la calle, al coche abandonado en la puerta de tu casa o, simplemente, pedir el uso de una instalación municipal para organizar un evento de cualquier tipo. 


    Pero en este caso vas a realizar una protesta formal imaginándote una situación inverosímil: tus profesores habituales se han declarado en huelga y los famosos de la televisión, como ya no viven de exclusivas, aceptan daros clase en tu instituto.  De este modo, tu profesora de Lengua es Belén Esteban, tu profesor de Matemáticas es el “pequeño” Nicolás y tu profesor de Educación Física es Kiko Rivera.  

    A continuación, redacta una protesta formal al Inspector de Educación argumentando en un tono totalmente formal y en un registro serio, las deficiencias educativas que las clases de estos profesores poseen y exponiendo la necesidad que sean sustituidos inmediatamente.

    Te puedes servir de un modelo clásico de instancia donde aparecen los siguientes elementos: 

I. ENCABEZAMIENTO: nombre y apellidos, DNI, domicilio, código postal, provincia…

II. CUERPO: parte central del escrito y a su vez consta de dos apartados.
  1. Exposición. Va introducida con la fórmula EXPONE. El solicitante explica los motivos de su petición. Cada motivo debe aparecer en un párrafo diferente.
  2. Petición. Es la solicitud propiamente dicha. Va siempre precedido del término SOLICITO. 
 III. CIERRE: engloba varios elementos. 
  1. Despedida. Está formada por la fecha, la firma y la identificación del solicitante. 
  2. Pie. Al final de la solicitud debe escribirse en mayúsculas el tratamiento y el cargo del destinatario. Los más frecuentes son: Excmo. Sr. (Excelentísimo/Ilustrísimo señor/a). 
     Incluye en esta protesta una portada y ponle nombre, apellidos y curso. 

       
   
    A continuación, os presento dos instancias curiosas. La primera es de Joan Manuel Serrat y se titula “A quien corresponda”. 

Un servidor,
Joan Manuel Serrat,
casado, mayor de edad,
vecino de Camprodón, Girona,
hijo de Ángeles y de Josep,
de profesión cantautor,
natural de Barcelona,
según obra en el Registro Civil,
hoy, lunes 20 de abril de 1981,
con las fuerzas de que dispone,
atentamente

EXPONE (dos puntos)

Que las manzanas no huelen,
que nadie conoce al vecino,
que a los viejos se les aparta
después de habernos servido bien.

Que el mar está agonizando,
que no hay quien confíe en su hermano,
que la tierra cayó en manos
de unos locos con carnet.

Que el mundo es de peaje y experimental,
que todo es desechable y provisional.

Que no nos salen las cuentas,
que las reformas nunca se acaban,
que llegamos siempre tarde,
donde nunca pasa nada.

Por eso
y por muchas deficiencias más
que en un anexo se especifican,
sin que sirva de precedente,
respetuosamente

SUPLICA

Se sirva tomar medidas
y llamar al orden a esos chapuceros
que lo dejan todo perdido
en nombre del personal.

Pero hágalo urgentemente
para que no sean necesarios
más héroes ni más milagros
pa’ adecentar el local.

No hay otro tiempo que el que nos ha “tocao”,
acláreles quién manda y quién es el “mandao”.

Y si no estuviera en su mano
poner coto a tales desmanes,
mándeles copiar cien veces
que “Esas cosas no se hacen”.

Gracia que espera merecer
del recto proceder
de quien no suele llamarse a engaño,
a quien Dios guarde muchos años.
AMÉN.

    Podéis escuchar la canción en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=XJ6V5SZt_6E

ALUMNUS DIXIT: INSTANCIAS CURIOSAS.


Ilma. Sr. 

D. Boli Bic, de un año de edad, natural de la librería de la esquina de la Calle Virgen del Capuchón en Villatintado, de profesión bolígrafo a tiempo parcial, con domicilio en cualquier estuche o lapicero, a Ud.


EXPONE:

Que durante su largo año de vida se ha percatado que su esperanza de vida es muy baja comparada con sus compañeros con los que cohabita. Dicho esto también cabe destacar que sus compañeros no proceden de la librería de la esquina como él, sino que proceden de tales sitios como bancos, bares… Es decir tengo mucha más clase que ellos pero mi vida es más efímera. Y por ello,


SOLICITA:

Un seguro de vida (o de tinta) al alcalde Villatintado y si lo ve oportuno la expulsión de sus compañeros de baja categoría. Aunque que conste que yo nunca he sido muy racista.

                 
                                             En Villatintado, uno de abril de 2013
                                                                        

                           
                                                                   
                                                                     (Firma)

                     
   
AL ILUSTRÍSIMO ALCALDE DE VILLATINTADO. 


                           Elena Pagador Gallardo, alumna de 4º de la ESO C.


                 

Ilma. Sra.  

  Dña. Matemáticas Anaya, de diez años de edad, natural de una editorial cualquiera de Madrid, de profesión Libro, con domicilio en alguna mochila, y con ISBN: 978-84-667-7102-3, a UD. 


 EXPONE:


 Que habiendo estado mucho tiempo de alumno en alumno y habiendo sufrido agresiones por parte de éstos, reúne los requisitos para jubilarse anticipadamente. Y por ello,  


 SOLICITA: 


  Que efectuadas las diligencias que estime oportunas, le sea concedida dicha retirada de su trabajo, que para este fin dispone la editorial Anaya. 



                        En el fondo de una mochila, veintidós de febrero de 2015. 

           
                                                                           (Firma)




                                                              Dña. Matemáticas Anaya. 


         ILMA. SRA. JEFA DE LA EDITORIAL ANAYA. 


                                 Teresa Maestre Díaz, alumna de 4º de la ESO A. 

  

Etceterísimo Señor:
Yo, Gabriel Celaya, aspirante a poeta,
que pase lo que pase siempre estoy donde estoy,
visto su tal y cual del tantos y adelante,
le digo a usted que no.

Confieso que he clamado mi verdad hasta en verso,
mas también Don Quijote dijo: "Yo soy quien soy",
y al ser era un "nosotros", y al decir, se cumplía,
y al hacernos, se hacía, como en él me hago yo.
Soy sin remedio español.

Soy humilde, soy digno, las dos cosas a la vez.
Soy como el pueblo, invencible.
Suplico en consecuencia, Señor, que no me acuse
si aún hace tanto ruido mi viejo corazón.
Esa explosión que le asusta, solo es un grito de amor.,
Dios le coja confesado. Yo ya di el "sanseacabó";
mas, por si acaso, aún disparo mi sagrada indignación.
Fecho y firmo en tierra vasca con la sangre de Unamuno,
con lo uno que es lo humano de unánime clamor,
y suplico a vuestra Eso: ¡déjeme ser español!
Gabriel Celaya, El corazón en su sitio (1959).

CUENTO “LA CONJURACIÓN DE LAS PALABRAS” , BENITO PÉREZ GALDÓS

      Benito Pérez Galdós (Las Palmas de Gran Canaria, 10 de mayo de 1843 - Madrid, 4 de enero de 1920) fue un novelista, dramaturgo y c...