lunes, 3 de marzo de 2014

ALUMNUS DIXIT: EXCURSIÓN A ROMA II


       A continuación vamos a narrar nuestras experiencias por Roma, desde la salida de Villafranca, el paso por Lisboa y, sobre todo, las peripecias por esta bellísima capital italiana. Sin duda, es un viaje inolvidable de seis días en el que se viven experiencias muy bonitas.

      Salimos a las doce de la noche para el aeropuerto de Lisboa, con un poco de nervios porque para algunos de nosotros  era la primera vez que nos montábamos en avión.
     
La Fontana de Trevi
      El tiempo de vuelo fue muy corto, y en cuanto llegamos nos pusimos con las visitas culturales.  Fuimos a ver una iglesia dedicada a San Pablo y luego a las catacumbas de San Sebastián. Por la tarde hicimos un recorrido por algunos de los monumentos más grandes y visitados de Roma como la Plaza de San Pedro, el Castello Sant´Angelo, la Fontana di Trevi, el Panteón de Agrippa, la Piazza Navona… Al llegar a la hospedería por la noche, nos duchamos y nos quedamos “fritos” porque estuvimos todo el día sin dormir.

    Por la mañana nos despertamos muy temprano para ir a Nápoles y a Pompeya, pero no pudimos ir por culpa del tiempo. Hubo una tormenta y estuvo toda la noche lloviendo, a causa de esto, una parte de la montaña se derrumbó y cortó todas las salidas al sur. Esto nos rompió todos los planes de ese día, así que por la tarde fuimos a ver los museos vaticanos que eran enormes y preciosos, sobre todo, las pinturas de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Para mí, el arte que se encuentra aquí en El Vaticano no es comparable a ninguna a otra colección del mundo. Al salir anduvimos por las calles de Roma con lluvia, disfrutando del Circo Máximo, el Templo de Vecta, el Arco de Jano, la Colina Capitolina, el monumento a Víctor Manuel II y la Plaza de la República, donde cogimos el metro para ir a la hospedería a descansar. Al llegar, nos duchamos, cenamos unos bocadillos, y nos acostamos.
        
San Pablo Extramuros
     Al amanecer nos montamos en el autobús para ir a Siena, uno de los lugares más importantes de Italia. En este lugar, nos sorprendimos por la catedral y la plaza, aunque hemos descubierto también otras plazas, palacios y rincones espectaculares, todo ello profundizando en la historia de la Toscana Italiana y conociendo detalles sobre los santos de la zona. Particularmente sobre Catalina de Siena, donde tenían su cabeza expuesta al público. Al llegar a Roma nos dejaron tiempo libre para cenar o dar una vuelta y algunos se atrevieron a patinar en una pista de hielo que había.
      
San Pedro del Vaticano
 Y llegó el gran domingo. Nos levantamos y nos preparamos rápidos para ir a la Plaza de San Pedro porque el Papa nos iba a saludar. Fue muy emocionante cuando le  escuchamos nombrar a los estudiantes de Villafranca de los Barros. Al acabar el Ángelus, nos pusimos a la cola para entrar en la catedral de San Pedro, que fue lo que más me impresionó. Cuando por fin entré, tras estar esperando en la gran cola y lo vi, me quedé asombrado. ¡Era enorme, precioso, majestuoso! No tengo palabras para describirlo. Después de ver la catedral, subimos a la cúpula los 550 escalones y desde aquí había unas vistas preciosas de Roma. Fue una mañana estupenda, lo malo es que se me olvidó el paraguas y me puse empapado, menos mal que fuimos a la hospedería a cambiarnos y a comer para poder seguir visitando monumentos. Por la tarde, cogimos el autobús urbano y el tranvía para llegar al barrio de Trastevere. Entramos en la iglesia de Santa María y había un rito bizantino, en el que algunos nos quedamos a verlo y otros se fueron a dar una vuelta. Al salir fuimos a un restaurante a cenar todos juntos la mejor pasta y pizza del mundo, la italiana.
El Coliseo
     Al día siguiente vimos por la mañana la Basílica de San Pietro in Vincoli, la Scala Santa, que son las escaleras que subió Jesús para ser condenado, la Basílica de San Juan de Letrán y al Coliseo que me encantó. Por la tarde visitamos la iglesia de Santa María la Mayor, el Museo Capuchino que me llamó bastante la atención porque hay una sala donde todo está hecho con huesos. Por último, fuimos al centro comercial donde compramos algunos regalos y cenamos.
  
   El último día visitamos la primera iglesia de los jesuitas, el Panteón de Agripa, etc. También nos llevaron de nuevo a la Fontana di Trevi para que la viéramos de día y mejor. Y por último, nos dirigimos a la hospedería con tristeza para recoger las maletas e irnos para España de vuelta.
   
    Por nuestra parte solo queda decir que esta excursión ha sido muy bonita y muy esperada por todos. 
Luis Hernández Mora y Julián Durán Nieto, alumnos de 4º ESO B.


Para ir a Roma
Discutiendo están dos mozos
si a la fiesta del lugar
irán por la carretera
o campo atraviesa irán.


Discutiendo y disputando
empiezan a pelear.
Ya con las trancas de pino
furiosos golpes se dan;
ya se tiran de las barbas,
que se las quieren pelar.



Ha pasado un carretero,
que va cantando un cantar:
«Romero, para ir a Roma,
lo que importa es caminar;
a Roma por todas partes,
por todas partes se va.»


Antonio Machado


No hay comentarios:

Publicar un comentario